Bienvenido a Saint Patrick High School, rol narrativo por foro en español que se sitúa en la actualidad en la ciudad de Nueva York.

Si quieres saber más puedes leer la Historia

. Foro
· Site
· Historia
· Reglas
· Personajes
· Buscar Temas/Mensajes
·
Últimos temas
» Elle Deadley
por ElleDeadley Miér Jun 08, 2011 1:14 pm

» Reserva: Alexa Chung
por Gaia Sáb Mayo 21, 2011 2:24 am

» Hellous! :)
por coralιne Jue Mayo 12, 2011 9:31 pm

» Mis actualizaciones y bios nuevas!
por Gaia Miér Mayo 11, 2011 6:33 pm






Videl Davies (Charlize Theron)

Ir abajo

Videl Davies (Charlize Theron)

Mensaje por Ashley el Lun Feb 14, 2011 8:39 pm


Videl Jane Davies nació el siete de Agosto de 1973 en Kailua, una pequeña población cerca de Honolulu, en las islas Hawai.

Hank, su padre, era un sureño nacido en Nueva Orleans. Fue en la facultad de su ciudad natal donde conoció a Rachel, originaria de Honolulu, la que se convertiría en su mujer. Rachel abandonó su profesión al casarse con Hank, para formar una familia. Se trasladaron a Hawai donde Hank encontró un trabajo como profesor de instituto, y al poco tiempo tuvieron a Videl. Seis años después nació Pam.

Todo parecía ir bien en la familia hasta que un escándalo en el instituto provocó que Hank perdiera su trabajo. Al parecer una alumna lo había acusado de acoso sexual, y aunque en el juicio lo dictaminaron inocente, la reputación de la familia Davies en la pequeña isla, se había visto fuertemente truncada.
Entonces tomaron la decisión de mudarse a Nueva Orleans. A una casa mucho más pequeña, y con muchas menos comodidades, puesto que el sueldo de Hank iba a ser bastante inferior respecto al de su antiguo empleo.

Para entonces Videl ya tenia quince años y la mudanza no resultó para nada de su agrado. Había tenido que dejar toda una vida atrás para empezar de cero. Nueva Orleans no se parecía en nada a las hermosas y salvajes playas hawaianas que Videl tanto adoraba, pero no le quedó otro remedio que adaptarse. Fue haciendo turismo por la ciudad, a los pocos días de haberse instalado, cuando conoció al guapo Sebastian Blake. Desde el primer instante que él le habló, Videl supo que había encontrado a su alma gemela. Se sentía conectada a él y poco le importaba que fuera mayor o seductoramente peligroso. Se había enamorado por primera vez y estaba dispuesta a hacer cualquier cosa por él.

Ni su padre ni su madre aceptaron que Videl tuviera una relación con un tipo mayor, que ni tenia aspecto serio, ni mucho menos una tradición conservadora como los Davies. Se opusieron rotundamente impartiendo infinitos castigos y prohibiciones a Videl, pero era demasiado tarde. Videl estaba enamorada y desobedecía por completo cualquier imposición que la alejara de Sebastian.

Cuando Videl descubrió que estaba embarazada se le cayó el mundo encima. Ella amaba a Sebastian y tener un hijo suyo tenia que ser la experiencia mas bonita de su vida. Pero era demasiado joven y sus padres la repudiarían para siempre. Sebastian la alentó prometiendo estar a su lado en todo momento, y aunque la reconfortó, tubo que armarse de valor para confesárselo a sus padres.
Dicho y hecho, ambos progenitores pusieron el grito en el cielo. Pero le hecho, hecho estaba y ellos no aceptaban el aborto como opción viable. No planearon dar el hijo en adopción hasta que un misterioso hombre se puso en contacto con ellos, Jean-Luc Audoux.
Les ofrecieron un trato imposible de rechazar. A cambió del futuro bebé, recibirían todos los meses una cuantiosa suma de dinero hasta el final de sus días que mejoraría su nivel de vida hasta limites insospechados, pagando así por su silencio. Además, Jean-Luc aseguró la posibilidad de ofrecer oportunidades únicas a las dos hijas de los Davies para estudiar en las mejores universidades del país.
Los Davies aceptaron encantados, pues de este modo, no solo se libraban del indeseable novio de su hija y el bebe no deseado, sino que además iban a recibir una cuantiosa suma de dinero por ello.

No fue difícil engañar a Videl y a Sebastian. Cuando se disponían a huir, Sebastian fue atrapado por los hombres de Jean-Luc, y Videl se creyó plantada y abandonada.
Videl dio a luz con el corazón roto, entre lagrimas de dolor y sufrimiento. Cuando tubo a su hijo en brazos el mundo no le pudo parecer un lugar mas oscuro y funesto. Los Davies la convencieron entonces de que lo mejor era darlo en adopción, a una familia que pudiera hacerse cargo de el y darle todo el amor y todos los cuidados que ella no podía ofrecerle. Finalmente Videl cedió, y tardó mucho, mucho, mucho tiempo en olvidar todo el dolor que aquellas dos perdidas le habían causado.
En cuanto Videl salió del hospital sin su hijo en brazos, la familia Davies se mudó a Los Ángeles, California. Allí, como había sido prometido, su nivel de vida comenzó a mejorar, y nunca ninguna de las hermanas se cuestionó el porque. Hank volvía a ser profesor de otro instituto, y achacaron su gran casa con piscina al aumento de sueldo de éste. Después a una herencia, y a un sin fin de excusas más.

Cuando Videl se graduó en el instituto, no le fue difícil entrar en la universidad de Brown a estudiar medicina. Fue al cumplir los veinte, en su tercer año de carrera, cuando Videl conoció a Aidan Mitchell, un cirujano cardiaco de un talento increíble y un porte semejante.
El impartía un seminario en la universidad al que Videl se apuntó, y entre tutoría y tutoría, surgió el amor. De nuevo una relación prohibida, de nuevo las ganas de volver a sonreír. Videl se estaba enamorando por segunda vez, y como el destino parecía burlarse de todo, volvió a quedarse embarazada.

No cabe decir la impotencia que sintió al descubrirlo. ¿Cómo era posible? Nunca había fallado en el uso de la protección. Pero los treinta y dos test que se había echo no podían equivocarse. Se juró entonces que pasara lo que pasara, este hijo no lo perdería. Ahora ya era adulta y era capaz de cuidar un bebe, con o sin ayuda.
Por suerte, Aidan pareció encantado con la noticia, y aunque sabía que debería retirarse de la universidad, su sueldo como cirujano lo había mas que afianzado en una carrera estelar de grandes beneficios.

Una vez más los padres de Videl se mostraron revolucionados ante la fatal noticia. Por su mente pasó incluso de llamar al tal Jean-Luc para ofrecerle un nuevo bebé. Pero la situación de Aidan los dejaba fuera de cualquier opinión, ya que aunque amenazaron a no seguir pagando los estudios y la vida en la universidad de Videl. Y Aidan respondió con la premisa de que entonces él seria quien se hiciera cargo de la subsistencia necesaria para que Videl hiciera lo que deseara, sin imposición de nadie.
Entonces Aidan pidió en matrimonio a Videl, y ella aceptó. Tubo una hija, Holly, y gracias a Aidan acabó sus estudios de medicina y entro a trabajar en el hospital como interna de cirugía.
La relación con sus padres se vio duramente afectada. En cambio, su relación con Pam, su hermana, se afianzaba cada vez mas.
Pam no cometió tantos errores como Videl en su juventud, pero mostró un carácter inconforme y rebelde que no tardó en provocar los instintos mas conservadores de los Davies. Aun así le pagaron la carrera que ella escogió, periodismo, y pusieron todas sus expectativas en ella, ya que Videl parecía haberles olvidado.
El matrimonio de Videl fue perfecto, por lo menos los diez primeros años. Holly era una niña feliz y alegre. Aidan era un padre estupendo. Y aunque guardaba silencio, su corazón le recordaba noche tras noche, que ojala su hijo perdido recibiera todo el amor que Videl no pudo darle.

Fue imposible de imaginar, hasta que no lo corroboraron sus propios ojos, que Aidan la engañaba. Con una enfermera de pediatría. Menudo cliché, pensó. Pero era la cruda realidad. Intentó por todos los medios perdonarlo, por Holly, por la familia. Pero a cada detalle descubierto la situación empeoraba. Finalmente comenzó el divorcio.

Tenía 31 años y volvía a estar soltera, con una hija de once años a la que cuidar. Se sintió agobiada por la situación pero pronto salió adelante. Pidió un traslado a otro hospital de Los Ángeles, y fue contratada como residente. Los años empezaron a pasar.

Hace poco mas de un año, Videl recibió una llamada de Pam, que ahora vivía en Nueva York y trabajaba como redactora de Vogue. Rachel y Hank Davies habían fallecido en un accidente de trafico.
Videl se sintió triste. Triste por haber perdido la relación con sus padres, triste por no haberles perdonado, triste por jamás haberse entendido con ellos. Muy triste.
Pam viajó a Los Ángeles y las dos hermanas prepararon el funeral y arreglaron todo. Acordaron vender la casa de Beberly Hills, porque ninguna de ellas quería volver a pisarla, por muy fabulosa que fuera. Les traída demasiados malos recuerdos.
Videl se encargó de revisar las cuentas de la familia y fue entonces cuando encontró unas llamativas incongruencias. Siguió investigando y se dio cuenta del dinero que cada mes era ingresado desde una cuenta en suiza, a sus padres.
Un dinero no declarado, un dinero negro que destartalaba cualquier lógica. Tomó la decisión de contratar a un detective para que destapara la verdad, y cuando se reunierón, descubrió la peor noticia de su vida. La tristeza se convirtió en un profundo odio. Sus padres habían vendido a su hijo. Era horrible. Jamás pudo haberse imaginado tremenda hazaña.

Ordenó al detective que siguiera indagando en el caso y al mes obtuvo parte de la verdad. Su hijo se llamaba Remy Audoux y había sido adoptado por Jean-Luc Ardoux, quien pagaba a sus padres cada mes un cuantioso cheque. El nombre le sonaba demasiado pero no alcanzaba a recordar de qué. De todos modos no podía quedarse quieta, tenia que hacer algo.
Cuando se lo contó a Pam, esta le instó para que se mudara a New York. Videl empezó a organizarlo todo y pidió un traslado al Persbyterian ubicado en Manhattan. Su hija Holly estaba encantada con la idea de marchar a la gran manzana, pues hacia menos de un año que su mejor amigo se había mudado allí con su padre.

Poco antes de viajar, recibió una llamada de su nueva jefa, Whitney Smith, con quien había estudiado en la facultad y mantenía una fuerte amistad. Ésta le comunicó un alto secreto que tenia que ver con Remy. Su hijo había estado ingresado en el mismo hospital por graves quemaduras. Pero todos los informes habían sido eliminados. Recordaba el caso por la gravedad de las heridas y la complicada operación de reconstrucción a la que lo habían sometido, y sobre todo, por los exitosos resultados.
Videl no pudo esperar más y arrastró a Holly a Manhattan. Allí la inscribió al mismo internado que a su amigo Kellan, para que estuviera contenta. Pam le consiguió un bonito apartamento en Park Avenue y la ayudó en todo lo que pudo con la mudanza.
Videl era consciente que se estaba metiendo en terrenos pantanosos, pero ahora encontrar a su hijo era lo único que importaba.

PD: Pendiente de revisión por Remy, así que no es definitiva.
avatar
Ashley
Recién llegado

Cantidad de envíos : 6
Fecha de inscripción : 01/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Videl Davies (Charlize Theron)

Mensaje por Gaia el Lun Feb 14, 2011 8:46 pm

Aceptadisima, mi parte Pam te adorará... Mi parte Tina te odiará a muerte pero es lo que hay jajaja =)
avatar
Gaia
Dark Side

Femenino
Cantidad de envíos : 570
Edad : 32
Localización : Vigo, Galicia. España
Fecha de inscripción : 08/12/2008

http://stpatrick.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.