Bienvenido a Saint Patrick High School, rol narrativo por foro en español que se sitúa en la actualidad en la ciudad de Nueva York.

Si quieres saber más puedes leer la Historia

. Foro
· Site
· Historia
· Reglas
· Personajes
· Buscar Temas/Mensajes
·
Últimos temas
» Elle Deadley
por ElleDeadley Miér Jun 08, 2011 1:14 pm

» Reserva: Alexa Chung
por Gaia Sáb Mayo 21, 2011 2:24 am

» Hellous! :)
por coralιne Jue Mayo 12, 2011 9:31 pm

» Mis actualizaciones y bios nuevas!
por Gaia Miér Mayo 11, 2011 6:33 pm






Mis personajes versión 3.0

Ir abajo

Mis personajes versión 3.0

Mensaje por RemyBlas el Mar Feb 22, 2011 2:22 am

Sebastian Blake

Albert Blake vivía con su familia en Londres, y en 1968 tuvo su primer hijo, Sebastian. La vida de la familia era alegre y tranquila, hasta que su esposa murió en sus brazos durante un asalto. Desconsolado, tomó a su único hijo y se marchó a Norteamérica para evitar que cada rincón de su hogar y su barrió le recordaran la trágica pérdida. Padre e hijo se instalaron en New Orleans, Louisiana, y Albert dedicó sus energías a perfeccionar el manejo de distintas armas, mientras entrenaba a Sebastian, para que nunca sintiera la impotencia de no poder defenderse, y el sufrimiento de que alguien que amaba muriera en sus brazos. Sebastian creció en New Orleans pasando sus horas libres en el polígono de tiro, y asistiendo a clases de distintas artes marciales. Pero la obsesión de su padre se convirtió en su perdición. A medida que Sebastian crecía, se distanciaba más y más de su borracho y violento padre. Albert no conservaba un trabajo por mucho tiempo debido a su alcoholismo y su hostilidad, y Sebastian tuvo que trabajar desde muy temprana edad para poder mantenerse. Buscando un escape de su incómoda situación hogareña, se mezclo con malas compañías y encontró una oportunidad de mejorar sus finanzas al verse involucrado con trabajos para la mafia y criminales de alta categoría. Comenzó con simples robos y recados menores y pronto, siendo solo un muchacho, se encargaba de recolectar los pagos de protección para la mafia. Más de una vez tuvo que dar una paliza a alguien, y a los 17 años, ya había quitado una vida por primera vez. La gente para la que trabajaba se dio cuenta rápidamente de su potencial, y empezaron a darle encargos más peligrosos. Todo lo que su padre le había obligado a aprender lo llevó a convertirse en el tipo de persona a quien su padre odiaba, el tipo de persona que le había quitado la vida a su propia madre. Pero Albert estaba demasiado hundido en su propia depresión para darse cuenta del tipo de vida que llevaba Sebastian.

Para cuando cumpió 20 años, Sebastian ya era un asesino con cierta experiencia, tomando todo tipo de trabajos sucios para deshacerse de gente. Sabía cómo matar rápidamente a alguien y cómo hacerlo sufrir, sabía cómo sacar información por medio de la tortura, y cómo deshacerse de un cuerpo para que jamás lo encontraran. En ese entonces estaba tomaba varios trabajos de Jean-Luc Audoux, un empresario francés con varios negocios sucios debajo de la tapadera de sus industrias legales. Audoux lo había mandado a deshacerse de algunos tipos y torturar a otros, y estaba encantado con el desempeño de Sebastian. Pero entonces pasó algo que lo llevó a decidir abandonar esa vida.

Desde hacía un tiempo, Sebastian tenía una relación romántica con una chica de 15 años llamada Videl. A pesar de su diferencia de edad, estaban muy enamorados, así que cuando Videl le dijo que estaba embarazada, Sebastian tomó la decisión de conseguir un trabajo honesto y dedicarse a formar una familia. Pero Audoux no tomó bien la renuncia de Sebastian. Cuando descubrió que los padres de Videl desaprobaban la relación y querían que ésta diera en adopción al bebé en cuanto naciera, los contactó para hacer un trato. Cuando se acercaba la fecha del parto, Sebastian y Videl decidieron huir para comenzar una vida juntos con su futuro hijo, pero entonces Jean-Luc volvió a contactar a Sebastian para un último trabajo, por el que le pagaría suficiente dinero para que él pudiera empezar su vida con su pareja y su hijo sin problemas económicos. Le prometió que sería el último trabajo y no volvería a saber de él, así que Sebastian aceptó. Pero las cosas salieron mal y Sebastian fracasó en su misión, de la cual salió herido y apenas sobrevivió, sin saber que todo era una mera distracción para mantenerlo ocupado y hacerle creer a Videl que él la había abandonado. Cuando ella tuvo al niño, sus padres la convencieron de que lo mejor sería dar el niño en adopción. La joven terminó aceptando, dolida por la partida de Sebastian, y Jean-Luc adoptó al niño, llamándolo Remy. La familia de Videl se marchó entonces a Los Angeles, para no volver. Cuando Sebastian se recuperó, Jean-Luc le dijo que Videl se había marchado abandonándolos a él y a su hijo. Sebastian no quiso creerlo al principio, pero cuando vio que sus intentos por localizar a Videl eran infructuosos, se rindió y aceptó el "generoso" acto de Jean-Luc de hacerse cargo de Remy. Sebastian, ya sin motivos para enderezar su vida, volvió al servicio de Audoux y a su vida de asesino a sueldo.

Dolido por la pérdida de su amada, se volvió frío y despiadado, lo que lo convirtió en alguien aún más letal que antes. Se marchó a New Orleans con su empleador, abandonando a su padre, y pasó los siguientes años trabajando para Audoux en todo tipo de encargos. Generalmente simples asesinatos o torturas, pero en ocasiones algunos trabajos más peculiares, como la ocasión en que un socio de Jean-Luc en Nueva York lo contrató para entrenar a su hermana menor en defensa personal. La joven Velma Kelly se convirtió en una excelente aprendiz a quien Sebastian transmitió mucho de su experiencia y conocimiento, y con quien llegó a establecer un lazo de amistad, aunque eventualmente el entrenamiento terminó, y perdieron contacto.

Sebastian también viajó a distintas partes del mundo para encargarse de los asuntos de su empleador, y fue durante uno de esos viajes que conoció a un joven llamado Jason Moore. Aunque era su objetivo, Jason consiguió convencer a Sebastian de no matarlo a cambio de que una nueva identidad y un trabajo en el Saint Patrick, el internado neoyorkino donde su hijo Remy estudiaba, enviado allí hacía unos años por Jean-Luc. Sebastian aceptó, adoptando el nombre de Sebastian Snake, y un año después de aquel trato, se convirtió en el nuevo profesor de química del distinguido colegio.

Después de un tiempo allí, Sebastian intentó rebelarse y dejar de trabajar para Jean-Luc, pero a cambio recibió una paliza de los matones de su jefe, y más amenazas acerca de la seguridad de Remy y la suya propia. Cuando un asesinato pasional en la playa entre estudiantes del Saint Patrick atrajo la atención de un detective encubierto hacia el colegio, Sebastian recibió la orden de asesinarlo al descubrir éste evidencia clave en contra de Audoux. Durante su estadía en Saint Patrick, Sebastian comienza una relación con una joven profesora, Jessica Ewing, y entabla una amistad con Tina Scott.

Durante ese tiempo, el mismo Jean-Luc se mudó a Nueva York tras comprar el Saint Patrick, para dedicarse a la dirección del mismo. Cuando finalmente puso en marcha su plan final para escapar de la justicia fingiendo su muerte, Sebastian le disparó desde el otro lado de la calle en pleno acto de graduación pero el atentado de los templarios que hizo estallar un edificio del Saint Patrick lo enfureció en contra de Jean-Luc al enterarse de que Remy estaba dentro. Sebastian terminó con el plan, despertando a Jean-Luc de su letargo en el Central Park, y estuvo a punto de matarlo realmente, creyéndose traicionado en cuanto a la seguridad de Remy, cuando el arresto hacia los dos por parte del agente federal Kurt Campbell evita el asesinato. Sebastian peleó con Kurt por su libertad hasta que Jean-Luc les dispara a ambos y huye. Pero Sebastian sobrevive a sus heridas y consigue marcharse del lugar.

Tras recuperarse de sus heridas, Sebastian comenzó a investigar hasta descubrir la existencia de los Templarios y relacionarlos con el atentado al Saint Patrick que había acabado con la vida de su hijo. Entonces se dedica a buscar y asesinar a todos los miembros que pudiera localizar, con el fin de llamar la atención de la Orden del Temple. Eventualmente, regresó al Saint Patrick y recuperó su empleo como profesor de química, además de volver a su relación con Jessica. Sin embargo, aunque por ese entonces Tina estaba teniendo una relación amorosa con Alfie Graham, la cercanía entre Tina y Sebastian se hace tan evidente que ambos discuten con sus parejas por culpa de los celos y finalmente se dejan llevar por el impulso, compartiendo juntos una noche apasionada.

Cuando Sebastian conoció al padre Mariano Hernández, le salvó la vida de un asesino templario que intentaba matarlo para quitarle la libreta de Jasper Vanderberg, el antiguo sacerdorte del Saint Patrick y el templario responsable del atentado. El padre Hernández le había entregado la libreta al detective Lamont, así que Sebastian lo convenció de recuperarla. Pero después de que Hernández se la entregara, Sebastian fue descubierto por Ian Knight, un agente federal, y el detective Lamont, y se vio obligado a fingir que Jessica y Tina eran sus rehenes. En medio de esta complicada situación, decidió confesarle a Jessica lo que había pasado entre Tina y él, lo que pone fin a su relación. Cuando Sebastian parecía no tener escapatoria, Jean-Luc volvió a contactarse con él y le ofreció una salida. Tras un tiroteo con Ian Knight, Sebastian fue levemente herido, y un equipo de SWAT lo capturó, aunque cuando se lo llevan del Saint Patrick, descubre que se trata de Henri, el hijo de Jean-Luc, y de su propio hijo Remy, a quien creía muerto. Sebastian le cuenta a Remy la verdad, y les entrega la libreta de Vanderberg.

Tras encargarse de que el padre Hernández se marchara del país de forma segura, Sebastian fue contactado por Jason Moore, que había estado trabajando junto a Jean-Luc, Remy y Henri con el objetivo de detener a los templarios, y le ofrece colaborar con ellos. Cuando Remy lo llama y le dice que algo está por pasar en la mansión Audoux, Sebastian llega al lugar a tiempo para ver cómo Zack Morris se lleva a Jason secuestrado, y decide seguirlos. Al llegar al departamento desde el que él mismo le había disparado a Jean-Luc un año antes, se desencadena un tiroteo entre los Audoux y los Templarios, y Sebastian interviene, salvando a Jason, Michelle, Jean-Luc y Henri, y todos escapan juntos del lugar.

avatar
RemyBlas
Dark Side

Masculino
Cantidad de envíos : 46
Edad : 30
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 16/01/2009

http://remyblas.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Mis personajes versión 3.0

Mensaje por RemyBlas el Mar Feb 22, 2011 2:29 am

Remy Audoux/Blake

El nacimiento de Remy estuvo envuelto en conflictos y problemas. Hijo del joven asesino a sueldo Sebastian Blake, y su novia adolescente Videl Davies, fue entregado por sus abuelos maternos en manos del delincuente para quien trabajaba su padre, Jean-Luc Audoux, quien lo adoptó y le dio el nombre de Remy Etienne Audoux. Mientras su madre era engañada para creer que Sebastian la había abandonado y se marchaba a Los Angeles, su padre adoptivo convenció a Sebastian de que Videl los había abandonado y que Remy estaría mejor como hijo adoptivo suyo, lo que consiguió que Sebastian no abandonara su trabajo de asesino como planeaba para criara a Remy, sino que lo dejara en manos de Jean-Luc y continuara trabajando para él.

Remy creció en New Orleans sin saber nada de esto ni conocer su familia biológica. Su relación con su padre adoptivo no era la mejor, pero tenía un buen trato con Henri, su hermano mayor, quien era más un padre para él que Jean-Luc. Tiempo después, nacería Nancy, su hermana menor, aunque la felicidad de su llegada se vio opacada por la muerte de su madre algún tiempo después, víctima de un cáncer fatal. Remy tuvo una buena infancia llena de lujos y al llegar a la adolescencia, comenzó una relación con Sophia Dixon que acabó mal cuando ella lo engañó y él se sintió humillado como nunca en su vida. Decidió cambiar para no volver a sufrir y convenció a su padre para irse a estudiar a Nueva York, donde su personalidad cambió completamente, al igual que su popularidad. Se hizo de muchos amigos y más que nada amigas, y comenzó a tener fama de seductor y a robar corazones en la Gran Manzana.

Por mucho tiempo Remy se despreocupó del amor y se dedicó simplemente a divertirse sin compromisos, hasta que en su tercer año en Saint Patrick conoció a Lucy Ewans, con quien comenzó su relación al igual que cualquier otra. No tardaron en acabar juntos físicamente, pero para Remy, a diferencia de otras veces, no era suficiente. Con mucho esfuerzo terminó convenciéndose de que no podía escapar a sus sentimientos y terminó enamorándose de ella, comenzando una relación aparentemente perfecta. Remy y Lucy se mantuvieron juntos durante algunos meses sin problemas, hasta que la llegada de Sophia Dixon al Saint Patrick le complicó la vida. Por alguna razón que Remy no llegaba a entender, Sophia se empeñaba en fastidiarlo y se esforzó en romper su relación con Lucy. Las cosas se complicaron aún más para la vida amorosa de Remy cuando otra chica de su pasado regresó para hacerlo dudar acerca de estar exclusivamente con Lucy: Rogue Danne. Para sumar enemigos a la relación, el hermanastro de Lucy, Armand, con quien esta había tenido una relación enfermiza también se dedicaba a complicarles la vida.

Cuando el Saint Patrick fue víctima de más de un asesinato, Remy perdió a su mejor amigo JD e intentó descubrir la verdad acerca de su muerte sin demasiado éxito mientras mantenía una estrecha amistad con la novia de JD, Marissa.

Finalmente Sophia consiguió separarlo de Lucy con algo tan simple como un beso en un momento de dudas. Lucy abandonó a Remy lo que le rompió el corazón por segunda vez en su vida.

Mientras tanto, su padre adoptivo había regresado también, trayendo a su vida de vuelta la presencia de sus hermanos Henri y Nancy. Rodeado por su familia, que desde el comienzo de ese año incluía también a Bobby, su primo, Remy se disponía a graduarse cuando, sin que él llegara a enterarse, su padre fue asesinado frente a los presentes en la graduación, y parte del edifico de habitaciones donde Remy se encontraba estalló incendiándose y peligrando con colapsar. Remy logró sacar de allí a Rogue y Lucy salvándolas pero no tuvo la suerte de salir a tiempo y habiendo quedado atrapado dentro del edificio, este colapsó con él dentro.

Remy apenas consiguió sobrevivir al incidente, sufriendo serias heridas y quemaduras. Su hermano Henri lo encontró, y pronto se reunieron con su padre, cuya muerte había sido fingida. Lo que Remy no sabía era que Jean-Luc había planeado aquello con Sebastian, su verdadero padre, a quien le había disparado y había dejado desangrándose en el Central Park. Mientras Remy era sometido a distintas cirugías para recuperarse de sus heridas, los tres Audoux fueron contactados por Jason Moore para formar un grupo clandestino con el fin de localizar a los responsables del atentado y detenerlos antes de que volvieran a hacer más daño. Jean-Luc demostró saber más acerca de aquello de lo que creían, ya que él había sido hacía muchos años un Templario, Orden que se creía extinta desde la época de las cruzadas, pero que se había mantenido en secreto durante siglos.

Junto con Moore, el grupo se hizo llamar El Fénix y tanto él como su padre mantuvieron en secreto el hecho de seguir con vida, por su seguridad y el bien de su misión. Como parte del Fénix, entre otras actividades, contactaron con Christopher Dixon, padre de Sophia, a quien Jean-Luc convenció de volver al Saint Patrick, con el fin de ponerla en medio del peligro y extorsionar a su padre para darles información de los Templarios. Así descubrieron que los Templarios planeaban poner una bomba durante la fiesta de cumpleaños de Heather Steward, y Remy se encargó de deshacerse de la bomba, aunque estuvo muy cerca de que aquello lo matara. Extrañamente, fue Sophia quien lo salvó de ahogarse después de que cayera a un lago helado mientras intentaba deshacerse de la bomba, y así ella se convirtió en la primer persona en mucho tiempo en descubrir que Remy no estaba muerto.

Cuando descubrieron que la libreta del padre Vanderberg, el templario que había detonado las bombas en Saint Patrick, era esencial para su búsqueda, Remy y Henri se encargaron de rescatar a Sebastian, a quien Remy solo conocía como su viejo profesor de química, y que había sido acusado de los crímenes de los templarios y estaba acorralado por la policía en el Saint Patrick. Cuando consiguieron rescatarlo, Sebastian le confesó la verdad y le dijo que era su verdadero padre.

Tras el emotivo reencuentro, Remy y Jason se vieron envueltos en una situación complicada al descubrir que los Templarios intentarían algo en la fiesta que Nancy había organizado en la mansión de los Audoux, con el fin de investigar junto a Lucy y su amiga Elle, en busca de alguna evidencia de que Remy pudiera seguir vivo. Tras descubrir archivos médicos de las cirugías que Remy se había hecho tras el atentado, él mismo se reveló ante ellas mientras un grupo armado tomaba de rehenes a los asistentes de la fiesta, incluyendo a Jason. Desde los pasadizos ocultos de la mansión de su padre, Remy y sus acompañantes pudieron observar la conversación entre éste y Zack Morris, descubriendo que el objetivo de los Templarios consistía en encontrar un tesoro templario oculto en el terreno del Saint Patrick y que supuestamente consistía en el mítico Santo Grial. Cuando Zack se marchó, llevándose a Jason, Remy salvó a la estudiante Carla Abancini de ser violada por uno de los secuestradores.
Ahora, Remy y sus acompañantes se encuentran ante la compleja tarea de salvar a los estudiantes del Saint Patrick secuestrados, antes de que los ejecuten e incendien el lugar.

avatar
RemyBlas
Dark Side

Masculino
Cantidad de envíos : 46
Edad : 30
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 16/01/2009

http://remyblas.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Mis personajes versión 3.0

Mensaje por RemyBlas el Mar Feb 22, 2011 2:37 am

Jean-Luc Audoux

Jean-Luc nación en París, hijo de un miembro de la Orden del Temple. Tuvo todos los lujos que se pudiera soñar, y creció como un joven malcriado, engreído y prepotente. Se convirtió en el típico niño rico que humillaba a los que consideraba inferiores y se creía en la cima del mundo. Cuando tuvo edad suficiente, su padre lo presentó ante la sociedad secreta de su Orden, y Jean-Luc conoció la casa de reunión templaria de París y a sus miembros, políticos y empresarios exitosos de la sociedad parisina, todos personas influyentes en distintos ámbitos. Jean-Luc se inició en la Orden y comenzó desde abajo, trabajando a favor de los fines de los Templarios. Desde el comienzo descubrió que se le daba bien el trato con otra gente, influir en ellos y manipularlos, y se dedicó a tareas de relaciones públicas y a cerrar negocios que favorecieron las finanzas de la Orden. Así, Jean-Luc empezó a escalar posiciones dentro de la sociedad secreta, volviéndose cada vez más importante e influyente, al punto de que al cumplir la mayoría de edad, ya era uno de los miembros más importantes de la Casa de París.

Pero como toda persona importante, además de aliados también se ganó unos cuantos enemigos, tanto dentro como fuera de la Orden. Su propio padre envidiaba su éxito y se oponía a todas sus iniciativas y proyectos, obstruyéndolo en lugar de apoyarlo. Finalmente, después de algunos años y de muchos fracasos por culpa de sus opositores, Jean-Luc decidió renunciar a sus derechos como templario y buscar el éxito por su cuenta. Sin embargo, abandonar a la Orden no era algo tan sencillo e intentaron impedírselo, así que tuvo que idear un plan un poco más radical. En primer lugar, envenenó a su propio padre, haciéndolo parecer una muerte natural, y heredó toda su riqueza y propiedades. Aunque algunos de sus enemigos dentro de la Orden comenzaron a sospechar y buscar evidencias en su contra, Jean-Luc convocó a una asamblea en la Casa de Reunión de la Orden Templaria de París, asegurándose de que todos sus enemigos asistieran, con el supuesto fin de aclarar todos los rumores y las dudas que rodeaban la muerte de su padre. Entonces fue cuando los encerró allí e incendió el edificio, asegurándose de que nadie sobreviviera y no quedara rastro de la naturaleza de aquel lugar de reunión.

Sin nadie que se preocupara por seguirlo, Jean-Luc se marchó tranquilamente a América con su nueva fortuna y libertad. En New Orleans comenzó una empresa pequeña que fue creciendo rápidamente gracias a sus hábiles inversiones, y pronto se convirtió en una gran corporación, que servía como una excelente tapadera para los verdaderos negocios que le proveían de sus ingresos. Hacía negocios con traficantes de drogas y de armas y con la mafia, financiaba distintos locales clandestinos y hasta tenía un gremio de ladrones a su disposición. Jean-Luc Audoux pronto se convirtió en el rey del crimen en su nuevo hogar. Durante aquel tiempo, Jean-Luc se casó y tuvo un hijo al cual llamó Henri.

Y por supuesto, como todo delincuente importante, volvió a llenarse de enemigos. Pero ahora era él quien mandaba, estaba donde quería, y nadie podía decirle qué hacer o hasta dónde llegaba su poder. Así que tuvo que disponer de algunos asesinos, matones y torturadores entre sus empleados. En cierta ocasión, tras haber perdido trágicamente a uno de sus hombres en un "accidente", la mafia le recomendó a un joven prometedor que podía servirle para sus fines. Así conoció a Sebastian Blake, un muchacho inglés que había crecido en las calles de New Orleans y que tenía un excelente manejo de distintas armas y conocimientos de artes marciales. Sebastian resultó muy útil para ciertas tareas sucias de las que era capaz de encargarse sin ningún escrúpulo ni remordimiento, a pesar de su escasa edad.

Pero el embarazo inesperado de la novia de Blake amenazó con quitar de las manos de Jean-Luc tan prometedor empleado, algo que él no estaba dispuesto a tolerar. Cuando descubrió que los padres de Videl Davies, la niña de 15 años a quien Sebastian había embarazado, insistían en que diera al niño en adopción, pero los jóvenes planeaban escapar para comenzar una vida juntos, Jean-Luc vio una oportunidad e intervino en la historia. Hizo un trato con los padres de Videl para comprarles al niño una vez que naciera, y se dispuso a mantener a Sebastian apartado de ella con un "último trabajo" para que ella creyera que él la había abandonado y cediera a su hijo antes de marcharse a Los Angeles. Sebastian cayó en una trampa durante aquel trabajo imposible, que él creía que le proveería de los medios para marcharse con su novia y su futuro hijo, pero del que apenas escapó con su vida. Cuando se recuperó, Jean-Luc le dijo que Videl se había marchado, abandonándolo a él y a su hijo indeseado. Él mismo adoptó al niño y lo llamó Remy, ofreciéndole a Sebastian criarlo como suyo propio y cuidarlo, si él seguía a su servicio, lo cual el joven estuvo obligado a aceptar.

Algunos años después, su esposa dio a luz a Nancy, su primera hija, aunque no mucho después de aquello cayó enferma de cáncer y tras una larga y dolorosa enfermedad, falleció. Así, Jean-Luc quedó a cargo de tres hijos, más de lo que podía manejar aunque Henri, el mayor, lo ayudaba bastante tanto con los negocios como con el cuidado de Remy y Nancy. Cuando Remy era ya adolescente, una crisis sentimental lo llevó a anhelar nuevos aires, y quiso marcharse de su hogar para continuar sus estudios en otra ciudad. Jean-Luc, siempre atento a nuevas oportunidades, vio en esto la chance de perseguir una meta pendiente de sus años como Templario: la búsqueda del Santo Grial.

Según había podido averiguar mientras pertenecía a la Orden, la reliquia sagrada era un elemento muy valioso y además poderoso, del que no se sabía demasiado, y era difícil sacar algo en limpio entre todas las leyendas y rumores falsos. Lo que sabía con seguridad era de que había estado en Irlanda hacía muchos años y un grupo templario conocido como los Tuatha Dé Danann lo había llevado a Norteamérica, donde había sido oculto en un templo que años después sería utilizado para instruir a nuevas generaciones de Templarios. Con el fin de encubrir la existencia de la Orden, el templo acabó convirtiéndose en un colegio católico y en el presente, era conocido como Saint Patrick High School. El terreno del antiguo templo irlandés era utilizado tanto por el colegio como por la universidad de Saint Andrew, y Jean-Luc sabía que en algún lugar se ocultaba el Grial, por lo que decidió aprovechar los "deseos de volar" de Remy para enviarlo a estudiar allí.

Así, cuando años más tarde él mismo se trasladó a Nueva York con la excusa de acercarse a su hijo adoptivo, y llevando consigo a sus otros dos hijos, y compró el Saint Patrick, encargándose él mismo de la dirección del mismo, no fueron tantas las preguntas acerca de sus motivos, ya que su hijo estudiaba allí desde hacía años y Jean-Luc ya tenía fama de cometer actos impulsivos utilizando sus casi ilimitados fondos económicos. Utilizando esta tapadera, se dedicó a buscar la sagrada reliquia.

Su llegada no solo fue sorpresiva para Remy, sino también para Sebastian, que se había forjado una nueva identidad como profesor de química en aquel colegio, con el fin de estar más cerca de su hijo aunque Remy no conociera la relación que los unía. Cuando Sebastian se enteró de que Jean-Luc se trasladaría a Nueva York y compraría el Saint Patrick, intentó dejarle claro que ya no trabajaba para él, lo cual solo consiguió que Jean-Luc mandara a algunos matones a darle una paliza y soltar algunas amenazas contra la seguridad de Remy. Sebastian sabía que Jean-Luc era tan frío e insensible que hubiera sido capaz de lastimar a su hijo con tal de mantenerlo controlado, así que obedeció, sumiso, incluso cuando Jean-Luc le ordenó asesinar a un detective que por casualidad había descubierto evidencia que lo comprometía. El asesinato fue exitoso, librando a Jean-Luc de las sospechas, pero no de la evidencia en su contra, la cual fue a parar en manos del detective William Lamont.

Jean-Luc descubrió una cinta de video en la cual se veía a un estudiante llamado Zack, hijo del senador Morris, asesinando a un policía y a otro estudiante llamado John Dorian. Cuando intentó utilizar la cinta para chantajearlo, Zack contraatacó. Tras asesinar a su propio padre, el senador, inculpó a Jean-Luc del crimen. Ahora buscado por un crimen que no había cometido por un lado, y con Lamont por otro reuniendo evidencia real en su contra, Jean-Luc se vio acorralado y solo encontró una salida. Durante el acto de graduación, se dispuso a dar un discurso, en medio del cual Sebastian le disparó con un rifle desde un edificio cercano, frente a la mirada atónica del personal docente, los estudiantes y sus familias. Pero quiso la suerte que en medio del caos causado por su asesinato, el capellán del colegio revelara sus planes terroristas y detonara una serie de bombas en un edificio residencial del campus. Sin embargo, aquel atentado planeado por su antigua Orden, los Templarios, le dio la oportunidad para que Sebastian recuperara su cuerpo y con una inyección de adrenalina lo reviviera de aquella muerte fingida, en un lugar seguro en medio del Central Park.

Cuando Jean-Luc despertó, Sebastian, furioso, le recriminaba las consecuencias del atentado, durante el cual Remy había sucumbido como una de las víctimas. Aunque Jean-Luc insistía en que no era responsable de la explosión, la discusión no llegó lejos cuando Kurt Campbell, el asistente personal de Audoux apareciera en escena revelando ser un agente federal y disponiéndose a arrestarlos a ambos. Sebastian comenzó una pelea con el federal, que solo terminó cuando Jean-Luc le disparó a ambos y se marchó.

Tras asegurarse de que todos habían creído su muerte, Jean-Luc contactó con su hijo Henri y este le reveló algo extraordinario: Remy había sobrevivido, aunque estaba gravemente herido. Jean-Luc se encargó de que los mejores médicos lo atendieran y recuperaran dentro de lo posible lo que el fuego había dañado. Aunque Remy quedó con cicatrices imborrables, las cirugías le permitieron recuperar su rostro y tras una rehabilitación, volvió a ser el de antes, sin más daños permanentes que las cicatrices en su torso y sus brazos.

Fue entonces que un antiguo socio y también enemigo de años atrás de Jean-Luc los contactó. Hacía dos años que Jean-Luc había mandado a Sebastian a asesinar a Jason Moore, pero este seguía vivo tras haberle dado a su asesino una nueva identidad y un trabajo en el Saint Patrick, y ahora había descubierto la farsa tras la muerte de Jean-Luc y lo había contactado con una oferta. Con el apoyo de la Agencia de Seguridad Nacional, Jason quería formar un grupo de investigación secreto para descubrir a los responsables del atentado al Saint Patrick. El atentado no había sido más que el comienzo de los planes de los Templarios, y Jason estaba dispuesto a detenerlos. Jean-Luc, con su conocimiento de la Orden, le resultaba útil en aquella tarea, y este por su parte vio en aquello una oportunidad para continuar su búsqueda del Santo Grial. Así es como se formó El Fénix.

Una de las primeras acciones de Jean-Luc con aquel grupo fue conseguir información de un miembro activo de la Orden, Christopher Dixon, con quien había hecho algunos negocios mientras vivía en New Orleans, sin que este supiera que Audoux había sido templario. La hija de Dixon, Sophia, había sido la primera novia de Remy, y la razón por la que este había querido marcharse de New Orleans tras la humillante ruptura. Pero Sophia había viajado también a Nueva York y había asistido al Saint Patrick, atormentando a su antiguo novio, hasta el atentado, tras el cual se había marchado a Italia. Con el fin de extorsionar a Christopher Dixon, Jean-Luc buscó a Sophia y enigmáticamente, le ofreció la chance de regresar al Saint Patrick con el fin de descubrir la verdad tras los atentados, aunque su verdadera intención era ponerla en medio del peligro para que su padre, incapaz de controlar los impulsos y deseos de Sophia, se viera obligado a colaborar con Audoux para detener los planes de los templarios que pudieran poner en peligro la salud y la vida de su hija.

La información de Dixon fue vital para el desarrollo de las tareas del grupo, ya que les reveló el plan de un nuevo atentado que terminó siendo frustrado por Remy. Otro elemento de gran importancia en su tarea resultó ser la libreta personal de Vanderberg, el cura templario que se había inmolado para detonar el atentado. El nuevo capellán la había encontrado y Sebastian, quien había sobrevivido al intento de Jean-Luc de matarlo y había regresado a su empleo como profesor en Saint Patrick, salvó a dicho capellán de morir asesinado por templarios, y consiguió la libreta.
Cuando el pasado de Sebastian salió a la luz y este se vio acorralado con rehenes dentro del colegio, Jean-Luc se vio en la difícil situación de tener que salvarlo para así poder conseguir la libreta de Vanderberg que estaba en su posesión, así que ideó un plan para rescatarlo, utilizando a Henri y Remy. El reencuentro de este último con Sebastian llevó a este, que lo creía muerto, a revelarle al fin su parentesco, y Jason Moore le ofreció colaborar con El Fénix. A Jean-Luc, por su parte, le preocupaba más el deseo de venganza que Sebastian pudiera tener tras haberlo dejado agonizante en el Central Park casi un año atrás.

No mucho después, Jason consiguió un peculiar aliado más para la causa: el agente federal Ian Knight, encargado de la búsqueda de Sebastian Blake y que había sido herido por este mientras lo tenían acorralado en Saint Patrick. Con la ayuda de Jason, Ian seía capaz de descifrar los códigos ocultos dentro de la libreta de Vanderberg, pero a cambio de colaborar, pidió que le entregaran a Sebastian, algo que favorecía a Jean-Luc, quien además hizo un trato con Knight para que éste se olvidara de que él seguía vivo, a cambio de una importante suma de dinero. Por desgracia, cuando Ian consiguió descifrar la ubicación del "tesoro templario", Christopher Dixon lo asesinó e inició un incendio en el departamento que el grupo del Fénix usaba como guarida. Jean-Luc mismo fue quien asesinó a Dixon y lo dejó quemarse en el mismo fuego que él había iniciado, huyendo del lugar, no sin antes recuperar la libreta y escuchar las últimas palabras del agonizante Ian Knight, acerca de un "salón sesenta y siete", lo cual consideró como la clave para encontrar el Grial. Pero no tuvo tiempo de intentar descifrar estas enigmáticas palabras. Zack Morris reapareció, revelando ser la figura detrás de las acciones de los templarios. Zack había secuestrado a Jason, obligándolo a revelarle la ubicación de Audoux y de la libreta de Vanderberg, pero al llegar y encontrarse con el incendio provocado por Dixon, se desencadenó un tiroteo que acabó con la llegada de Sebastian, junto a quien escaparon Jean-Luc, Henri, Jason y Michelle.

Ahora, en el mismo automóvil que Sebastian, aunque huyendo de un enemigo en común, las cuentas pendientes entre ellos tendrán que llegar a algún tipo de conclusión, aunque esta pueda ser fatal para uno de ellos.

avatar
RemyBlas
Dark Side

Masculino
Cantidad de envíos : 46
Edad : 30
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 16/01/2009

http://remyblas.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Mis personajes versión 3.0

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.